15 de noviembre de 2010

Agua al fuego.

 Todo iba tan bien.

Me cogió de las caderas, y se acerco tanto que pude sentir su calor, 
le dije que si con las mejillas ruborizadas y las piernas temblando. 
Vuelvo a casa con una gran sonrisa de enamorada y se lo cuento todo a Jenny en el tuenti. 
 También a la mejor amiga de el, según ella le he hecho el hombre mas feliz del mundo. 
Me rió en silencio recordándole, esperando a que llegue mañana para poder verle.
 ¿Y sabéis que paso?
Que el paso de mi. Nada. Ni me miro. Mas bien me evito.
Al día siguiente, domingo, rompo con el. Jenny y yo nos vamos de ese parque en el que tantas cosas han pasado.
Ni me molesto en sonreír de vuelta al camino.
No he vuelto a hablar mas con el desde entonces.
Le hecho de menos.
Es lo único que me preocupa, que nuestra amistad se deteriore.
Aunque mas bien esta extinguida, como cuando le hechas agua al fuego.
Lo mismo.

Al menos, me vino la regla y así aunque coma, no subo tanto de peso.
Si, como. No estoy de ánimos como para regañarme.
Mi cerebro esta demasiado ocupado rememorando aquellos breves momentos que estuve junto a el.
Parece que vamos a pares:
Primero dos horas juntos.
El rompe.
Después, dos días.
Yo rompo.
¿Asi ha terminado todo?

3 comentarios:

  1. oh! que fuck, pero bueno, por ahi mañana cambian las cosas
    El texto que dice: Habia una vez, una chica que ignoraba si hacia daño a alguien. Estaba demasiada ocupada haciendoselo a si misma.

    Me dejo pensando mucho...
    Besos linda, te sigo

    ResponderEliminar
  2. Los hombres son unos cerdos, no hay excepciones pero miralo por el lado bueno (ya se que es un poco frío....) pero por lo menos pasaste un buen rato...
    Besos guapa y animate :)

    ResponderEliminar