26 de agosto de 2013

Saber más de comida, calorías y kilos que de amor: el pan de cada día.

"No quiero ser un coñazo, ni una llorica, es solo que echo de menos la forma en que me miras (mirabas)."

Fallé. El día que me quedé en casa (viernes), comí. No recuerdo (o no-quiero-ni-acordarme) de que comí, pero se que fue bastante. Día tranquilo en casa, y aburrido.

El sábado quedé a las ocho, me fui a dormir a casa de una amiga así que dejé el pijama y todo en su casa y nos fuimos al Burger King a cenar y luego nos fuimos a una discoteca para "celebrar" mi cumpleaños. Oh si, Burger King, aquel día no había comido nada, y tuve que romper el ayudo para zamparme una hamburguesa grande con solo carne doble (sí, doble), patatas grandes y coca-cola. O no como nada o como todo, así soy, así estoy. 
Al terminar nos pusimos los tacones y para la discoteca que fuimos. En la discoteca bailamos y bailamos. Según un amigo que me encontré estoy más buena. Uno al que le gustan las gordas, a este paso me caso con el, o me compro diez gatos. A la una nos fuimos, ya que a mi amiga solo la dejaban hasta esa hora. Mejor, nos llegamos a quedar más tiempo y terminan amputandome los pies. Hoy iba a ir a la playa y por culpa de las heridas que todavía tengo de los tacones no pude ir. Adiós a mi moreno.

Así que hoy en casa, aburrida. Ya comí una bolsa de patatas y un café. Pero me mantengo positiva, ya no como más.
Besos, princesas.

1 comentario:

  1. Hola linda gracias por pasarte por mi blog, y por los ánimos que me das. Estar aburrida en casa es lo peor que hay porque solo piensas en comida y mas comida, pero trata de distraerte con algo. BESOS

    ResponderEliminar