25 de enero de 2014

Pensamientos en blanco.


''Estar tirada en la cama. Mirada perdida. Pensamientos en blanco. Anestesiada, por un minuto. ¡Oh, felicidad! ¿Esa eres tú?''.
Sábado por la noche y yo en casa. Dos y cuarto de la mañana frente al ordenador sin saber ya que hacer. Podría estar de fiesta con mis amigas, bailando, bebiendo, y puede que ligando. Pero soy lo más anti-social que se pueda encontrar en un par de kilómetros a la redonda.
A las ocho me dicen de quedar, ignoro el móvil, me llaman digo que no y vuelvo a ignorar. A las diez otra amiga me vuelve a insistir y creo que al final hasta se enfadó. Que les den.
No hay cosa que más odie que ir a una discoteca. Bailar (o intentarlo al menos) música que no me gusta y sentir como todos me miran. Seguramente sean paranoias mías que se ven acrecentadas por el hecho de ser la más alta del grupo más los centímetros que me otorgan mis tacones, llegando al metro ochenta, y mi subida de peso exponencial que no ha hecho más que hacer que sea más grande, más redonda, más vistosa.
Siempre es así, y por eso intento poner a la mínima cualquier escusa. 
La verdad, no sé como me sigue hablando nadie. Eso de relacionarse se me da fatal. Por aquí mismo. Suelto la mierda que tengo adentro y me voy. Leo los comentarios y ni los respondo. Me gustaría deciros ''gracias, de verdad. Me ha llegado.'' porque me llegan y hacen que sienta que no estoy sola, que no soy la única que pasa por ésto. Pero me parece que hago el ridículo así que opto por no escribir ni responder nada. Así con la mayoría de cosas en mi vida que impliquen una conversación. Ésto a aumentado estos meses seguramente debido a mi gordura. Tengo la autoestima por el suelo, y mi motivación y auto-control están perdidos y sin retorno. 
Me vuelvo a morder las uñas. Vuelvo a comer. No puedo ni vomitar. Sólo dedicándome a obtener el placer más inmediato que tenga a mano como la buena hedonista en la que me he convertido. Doy pena. Verdadera pena.
(Se debería considerar un crimen el dejarme escribir de madrugada).
Besos, princesas. 
Os amo.

1 comentario:

  1. Mi noche también fue caca, me insistieron los de la uni para salir pero no quería asi que... Yo también siento que hago el ridículo continuamente, y me obsesiono por cada pequeña cosa que hago delante de la gente.
    Ánimo, permítete unos días de comer lo que quieras y relajación ya seguirás esforzándote cuando te sientas mejor.

    ResponderEliminar