3 de junio de 2014

SÍNTESIS: 4 años. Común. Metas.

Pensar en publicar, en meterme en los blogs y en el tuyo propio pero no hacerlo. Quiere traer buenas noticias, dejar atrás tanta mierda y tanta autocomplaciencia, pero nunca traes nada más que un aliento que huele a ketchup y menos te vas a atrever a ver como la demás gente progresa, logra sus metas mientras tú empeoras y caes porque ya no hay suelo que logre mantener tu peso de gorda.
Cuatro años cumplió el blog el 25 de abril, 697 princesas, muchas de las cuales lo dejaron, dos prácticamente contadas con las que llegué a tener contacto, y les cogí cariño. Pero al final con el tiempo se fueron, dejaron de hablar y Olvidada se quedó haciendo honor a su nombre una vez más.
No hay mayores cambios en mi vida. No gimnasio, sí comida, no intentarlo, sí engordar. Es verano y me odio. Es verano y tengo cicatrices. Una amiga hace una semana las vio, quería verlas, rápidamente me puse el jersey de manga larga y me invente que había sido por culpa de una verja. Mejor que nunca me pongáis a presión. Lo más normal que puedo llegar a decir es que un dragón se comió mis deberes. Aunque por suerte se lo creyó (creo). De todos modos es mi menor preocupación. Hubo un día, ya hará un mes, que me corté con la hoja de una cuchilla que rompí en vez de con la del taja-lápiz que solía usar. Corta mucho más está primera (mejor), y tengo cuatro cicatrices especialmente, sobre todo una en la pierna derecha, de color morado oscuro, grandes, anchas, con relieve, que no sé cómo voy a hacer ahora para volver a ponerme un pantalón corto o ir en bikini o cualquier cosa que comprenda el enseñar las piernas. Tengo pánico, el verano está a la vuelta de la esquina y no sé cómo hacer para disimular esto.
He dejado de maquillarme. Llevaba desde los once años poniéndome el antiojeras que ya no uso, y progresivamente con el tiempo fui poniéndome más y más maquillaje hasta llegar a pintarme las cejas, usar bronceadores e iluminadores en la cara... perderme y apenas diferenciarme sin maquillaje. Estoy bastante contenta que esto, todo eso rollo de aceptarse a una misma y demás. Aunque no, el cuerpo nunca lo aceptaré. He llegado a engordar tanto que me ha crecido aún más el pecho y me duele más que de costumbre la espalda. Soy la amargura en persona últimamente.
Estoy de exámenes finales. Termino 1º de Bach y estoy empezando con la parte más dura. Mañana mismo tengo un global de Física para nada mirado. Noche en vela. Alabada sea la coca-cola. (Aunque hay recuperación, alabadas también sean ellas). Al terminarlos pretendo adelgazar.
Esto último ni yo me lo creo, la verdad. El verano pasado me propuse lo mismo y aquí estoy. Bueno, aquí estamos yo y mis dos michelines. Tengo el propósito de una vez terminardo todo empezar a dejar de comer como antaño e ir al gimnasio. No sé si es muy normal, pero al segundo día de ayuno ya estoy para el arrastre y apenas puedo pensar nada. Esa también es una razón por la que siga zampando como una gocha, tengo miedo de no comer e ir mal en los estudios a causa de esto último.
Resumiendo: entrada tonta. Es ver weheartit y pensar en todo esto, en mí, en el pasado y deprimirme y a la vez motivarme. Eso es todo. Publicaré seguramente un par de días después del 16 con buenas noticias (espero). De cualquier modo seré más constante con las entradas, he tenido esto demasiado abandonado.
Besos, os amo.

5 comentarios:

  1. Yo no te he olvidado, reviso el blogger todos los días a ver si publicas algo y me preocupo cuando pasan meses sin que haya entrada tuya porque tengo miedo de que te haya pasado algo grave.
    Me gustaría poder hablar contigo, de bobadas, de lo que quieras. Al menos, así no te sentirías sola. Sé lo que es todo lo que te pasa (excepto lo de tu madre y su novio) y es jodido de superar :(
    Un beso enorme, pequeña. Suerte con los exámenes y, de verdad, no te comas la cabeza tanto. Al fin y al cabo, la sociedad en la que estamos viviendo no acepta nunca a nadie, ni siquiera a los cánones de belleza a los que todas aspiramos.

    ResponderEliminar
  2. Lo hiciste una vez, ¿cierto? creo que no hay nada que te impida volver a hacerlo de nuevo, es difícil, sí, de todos modos, ¿qué no lo es hoy en día?
    Sé que es muy difícil aceptarse a uno mismo, pero vas por buen camino, la gente suele decir que tienes que aceptarte como eres; yo creo que puedes cambiar todo lo que quieras hasta lograr ser quien desees, la mejor versión de ti misma.
    Las personas van y vienen, las heridas cierran y las cicatrices se van desvaneciendo. Todo depende de cómo veas las cosas.

    Espero leer más entradas tuyas,
    Un beso~

    ResponderEliminar
  3. Estaba y estoy igual que Ladnir, preocupada por si te habia pasado algo como siempre que tardas en subir un post, nosotras no te olvidamos. Hace unos meses comencé a dejar de comer pero seriamente y llegué a perder 5 kilos, pero poco a poco empecé a comer más como de costumbre y recupere hasta 4 kilos. Pero el lunes volvi a empezar a no comer tanto. Ya no me centro en no comer esto y comer lo otro, sigo contando ñaes calorías claro está, e intento no pasarme de las 1000 kcal diarias cosa no muy dificil. Hoy por ejemplo comi un poco de helado y no me siento culpable porque las cenas para mi ya no existen, entre lo atareada que estoy y el poco tiempo que yo misma me dejo no me da tiempo a cenar, me pongo a hacer los deberes y a estudiar tarde porque por la tarde después del instituto duermo, y es lo mejor, Descanso 3 horas y a las 6:30 de la tarde me levanto y como a las 10 término de hacer todo ya se me olvida el comer y como estoy ocupada no me aburro y no me entra ese hambre que no es hambre pero caes y comes. Asi que te aconsejo que te controles no cenes y dejes lo de cortarte. Cuanto mas tiempo gastes en cosas como dormir o pintar o cosas asi menos hambre y eso siempre es positivo, además ves que pierdes kilos y te da ánimos para seguir perdiendo muchos más.

    ResponderEliminar
  4. Coincido con anónimo. Deberías mantenerte entretenida, hay mil cosas que se pueden hacer para no aburrirse; yo soy bastante asocial (por obligación casi) y me va bastante bien.
    Cena ensalada. Eso no engorda y es muy sano, si tienes hambre. La clave está en comer poco pero de todo, no en dejar de comer de todo (creo que ya te lo comenté una vez).
    Intenta no cortarte porque luego te preguntas "¿Por qué lo hago? Ahora no puedo ponerme shorts o bikini". Busca una manera de desahogarte que no sea haciéndote cicatrices, no sé, tampoco es que sea una solución maravillosa, pero a mí aún me da por dar puñetazos a las paredes y para evitar contusiones en los nudillos, golpeo un gran cojín...
    Espero que nosotras te animemos un poco en lo que podamos; ya te he dicho que conmigo puedes hablar siempre que quieras y yo estaré encantada de ello.
    De verdad que hay formas de adelgazar que no son dejar de comer... y, no quiero desmotivarte tampoco, pero hay gente, como yo, que por mucho que deje de comer no tendrá el cuerpo de Angelina Jolie, por ejemplo. Así que no te agobies y te obsesiones con ello.
    Un beso hermosa, estamos en contacto, aunque sea por aquí.

    ResponderEliminar
  5. hola pues no te habia leido antes pero animo, asi el anterior verano te propusieras lo mismo, cada dia es una nueva oportunidad. Espero te haya ido bien los finales
    un beso

    ResponderEliminar