24 de junio de 2014

SÍNTESIS: Notas. Playa. Bendita la ignorancia.


Día 23 de Junio. El día de las notas. Había que ir a las once y cuarto de la mañana después de una semana sin clases. Que realmente había clases pero como las evaluaciones ya habían pasado dos personas contadas se dignaban a venir. Voy ya mentalizada con que voy a pasar un verano de mierda con Matemáticas y Biología para septiembre. Cual fue mi sorpresa y alegría al ver que no, que había aprobado Matemáticas (¡Matemáticas! ¡Yo!). Me empecé a reír y se me saltaban las lágrimas, mis amigos flipando. Y normal. Pero a mí me importaba bien poco. Mi verano de mierda, en el cual tendría que ir de una a dos de la tarde todos los días a clase particular de repente se había esfumado, y ahora sólo tendría un verano de semi-mierda estudiando Biología. Esa sí que la dejé, pero no era sorprendente, la había dado por perdida y me había dedicado en su lugar a Matemáticas. Más RedBulls no podía haber bebido el fin de semana antes de ese examen.
Salimos una vez nos dieron las notas y nos pusimos a hablar sobre que haríamos, ya que teníamos planeado ir a la playa más tarde. No sabía que excusa poner. Porque a ver, estoy gorda, soy una gorda, y michelines aparte, tengo una cicatriz en la pierna derecha enorme, y otras dos, bien rectas y paralelas en la pierna izquiera. De color morado. Curándose todavía después de meses, y eso, quieras o no, se ve. Mucho.
No pude negarme a ir a la playa. Siempre estoy atrasando los planes o cancelándolos a última hora bien sea porque estoy gorda, o porque van a salir a una discoteca y no sé bailar y no sé tampoco disimular que no sé. 
De camino, en el autobús hacia casa, no paraba de pensar en cómo poder librarme de esto o qué hacer para que ocultarlas. Nada vino a mi mente. Finalmente fui.
Una vez en la playa junto a mi mejor amiga y dos amigas más nadie dijo nada al principio. Luego sí.
''-¿Qué te peleaste con una gato?
-Con dos''.
''-Ay. ¿Qué te pasó? 
-Nada... nada, una herida.''
Se lo creyeron, de ahí no pasó más la cosa y pasamos la tarde bañándonos, tomando el sol-podéis llamarme cangrejo, porque ahora mismo lo soy-, y jugando a las cartas.
Luego nos encontramos un amigo, y él no lo dejó pasar tan fácilmente. Me preguntaba varias veces, me ponía más nerviosa y cuanto más nerviosa estaba sólo podía decir ''nada, nada'', y al final cambié de tema. Se notó demasiado. Creo que lo notaron, pero lo dejaron pasar.
Luego ese mismo amigo, al que llamaré N., volvío. Me dijo que ya sabía de que era, en ese momento, mi corazón se detuvo, hasta que dijo que a su tío le pasó igual, que es normal cuando haces cambios muy rápidos. Se pensaba que eran estrías. Bendita su ignorancia. Solté un suspiro y ya no se dijo más sobre mis marcas. 
N., te amo.
Mientras estábamos en la playa también hablamos de ir a la Hoguera de San Juan, la cual era aquella misma noche e íbamos a ir. Fue una noche rara aquella. En la siguiente entrada la contaré ya que son las tres menos diez de la mañana, mañana me tengo que levantar a las once para ir a la playa con una amiga, y muy larga es ya esta entrada.
Besos, os amo.

2 comentarios:

  1. Me gusta ver que, entre tantas palabras de odio hacia ti misma, hay felicidad. Todo mejora, te lo digo yo. Siempre recomiendo a las chicas que se ven así mal con su físico que vayan a la playa, la gente muchísimo más gorda pasea por allí enseñando sus enormes barrigas y sin ningún tipo de pudor. A mí me funcionó más o menos bien (hay recaídas, como siempre).
    Seguro que mientras te bañabas y hablabas con tus amigos no pensabas en "joder, qué gorda estoy". A ellos les da igual porque te quieren por tu forma de ser; sé que es porque tú no te ves bien contigo misma, pero también te digo algo, si te obsesionas con perder peso, lo ganarás. Mi madre un día dijo "he engordado una barbaridad, tengo que hacer dieta". Y la hizo y bajó de peso, no sé cuántos kilos perdió, pero los bajó. Se quitó de comer pan y esas cosas y cena sólo una ensalada (con atún, pechuga de pavo, fruta y cosas de esas) y luego un yogur. No es que la pérdida se note de un día para otro, o de un mes a otro, pero se nota a la larga y no te machacas el cuerpo quitándole de comer proteínas y demás nutrientes.
    Me alegra ver que aprobaste matemáticas, parece ser que no eres tan mala estudiante como crees ser.
    Sigo diciéndote que puedes contactar conmigo siempre que quieras, estaré encantada de hablar contigo este verano, bien por mail o bien por donde quieras; mi correo está en el blog.
    Un beso hermosa, nos leemos <3

    ResponderEliminar
  2. Aahh las marcas nos hacen imposible cualquier cosa, te ponen nerviosa y las preguntas y las respuestas que delatan, gracias al cielo pensaba que solo era una estría xD yo generalmente digo que es culpa de los gatos pero después de tanto tiempo han de pensar que en mi casa tengo un león xD
    Diviertete en la playa, un saludo

    ResponderEliminar