11 de julio de 2014

Semana Negra. Puta.

Después de la hoguera de San Juan tocaron días de playa y, como todos los años, la Semana Negra, una feria que en un principio era para libros pero ahora eso a pasado a un olvidadísimo lugar y lo principal son las atracciones y las carpas con discotecas y lugares para comer.

Fuimos el día de su apertura mi mejor amiga, su hermano, y tres amigas más. Montamos en atracciones, bailamos y comimos patatas fritas y un gofre (puto gofre, de chocolate para más inri). Estuvo mejor que los otros años ya que fue el primer verano en el que me quedé hasta la madrugada en discotecas, los otros años sólo era quedar por la tarde e irse a las diez.

Ayer también fuimos. Más de lo mismo: atracciones y baile, y un concierto de Carlos Jean que estuvo mejor de lo que me esperaba, aunque para variar al lado mío hubo una pelea o un intento de ella, a saber, muy pendiente tampoco estuve. Ese día sólo había comido y no quería romper esa racha, y esta vez no lo hice, ni gofres, ni patatas, ni nada. Mientras bailábamos nos encontramos a un grupo de chicos, de los cuales no conocía ninguno a excepción de dos o tres, justo los cuales al poco se fueron dejándome con completos desconocidos y a dos amigas tonteando con dos de ellos, el otro tío que quedaba solo bailando, y otras dos amigas yéndose porque decían que sobraban. Y ahí me quedé yo, sola porque ellas se fueron, las otras dos se fueron con sus chicos a saber dónde y yo ''cuidando'' al que bailaba, un irlandés de cuyo nombre ni sé, normalito, delgado y muy alto y con algo de barba -estas dos últimas cosas me pirran-. Al final terminé liándome con él un buen rato hasta que vinieron el resto y ellos se fueron. Me siento un poco puta. Por saber no me sé ni su nombre, ni su edad, aunque seguramente tenga 18.

Hoy me he levantado a las tres, he comido algo de pasta, cuatro croquetas y unos nugets. Me siento gorda y no comeré en el resto del día, bastante me he pasado ya hoy. Mañana empezaré a ir al gimnasio, hoy no porque tengo unas agujetas en las piernas que no puedo con ellas, y a levantarme más temprano como a principios de verano en los que estudiaba Biología. Apenas he mirado nada y como siga así, levantándome a las tres y vagueando para septiembre voy a seguir siendo la misma gorda solo que algo más bronceada y con una asignatura suspensa. Y como que no. Lo único bueno es que he vuelto, desde hará tres días a hacer sólo una comida diaria. Ya no ceno, que era lo que más me engordaba.
Besos, os amo.

3 comentarios:

  1. No eres una puta por no saber si quiera su nombre. Son besos, es como si te apetece ver una película, la ves y ya. No te conviertes en delincuente por ver una película (espero que se entienda la analogía).
    Me parece mal que tus amigas te dejaran sola con desconocidos; eso no suele hacerse aunque quizá yo tenga un concepto de amistad más retorcido.
    Ve al gimnasio, sí; pero sigue comiendo, aunque sea ensalada y verduras. Esas cosas no engordan... y evitarás desmayos y anemias.
    Un besito hermosa.

    ResponderEliminar
  2. Oh, no eres una puta por darle un beso, solo es un beso y ya, puedes hacer lo que quieras :3

    Las cenas son lo mas pelugroso de la vida D: esas calorías que consumiste ya no las puedes quemar y es horrible, suerte con el gimnasio :3

    ResponderEliminar
  3. A veces simplemente nos apetece desmelenarnos... No has llegado a más así que mira.. Es un paso que queda atrás y punto.
    Animos preciosa!

    ResponderEliminar