16 de julio de 2015

Tanto tiempo sin publicar y tanto por contar que no sé cómo titularlo.

Últimamente mis publicaciones parecen ya anuales. Pero realmente creo que así es como mejor se podría definir a mi vida en estos meses: inconstante.
No me volvieron a pegar, claro que eso no elimina los conflictos. En mayo fue mi graduación de bachiller. Mi madre se enfadó, según ella por un esmalte que me había comprado para la ocasión al cual yo dije que era una mierda. Nunca dije eso, tan sólo que lo que quería eran unas bandas de pegatinas para hacerme la manicura francesa, y aquello sirvió para que todo explotase. Intenté hablar con ella y me empezó a echar en cara todo lo que se le ocurrió, me contó que a la universidad no iría porque el dinero se lo habían gastado mis abuelos y que ella era la que le mandaba a su pareja pegarme "matála, mátala" era lo que le decía. Me fui temblando y llorando a encerrarme en la habitación del ordenador y a la hora llamó mi abuela porque mi madre la había llamado. 
Al día siguiente nos mandó a ambas a su casa. Lloré mientras estábamos las tres allí, repitiendo todo lo que me había dicho o echando en cara algunas cosas que me había hecho como la charla de media hora en la cual decía que si me pegaba era por mi culpa. Esto mi abuela no lo sabía y cuando pidió explicaciones a mi madre ella se fue de la casa sin decir nada. Según mi abuela ella buscaba su apoyo el cual ni de lejos conseguiría. Y eso que me callo bastantes cosas que ella no sabe. 
No nos volvió a hablar a ninguna de las dos. Fui a mi graduación con mis abuelos, y bebí, disfrute y hasta me enrollé con el chico del que por aquel entonces andaba coladita. Había quedado en el pasado con él pero como me había enfadado al decir un día él que para qué íbamos a quedar si no era para liarnos. Aunque al final en la graduación volví a caer. 
Después de la graduación quedé con ese chico, hasta me pidió ser su novia lo cual yo después de la quinta vez que me lo repitiese acepté. Esto sería a mediados de mayo y al mes siguiente, a principios, tenía exámenes de recuperación, por lo cual no quedé más con él. No estudie. Me pasé ese mes antes de los exámenes jugando al ordenador, al LoL. Tenía un serio vicio con él, pero si no era el LoL sería a otra cosa como siempre. El año pasado había sido a un foro. Las cosas en casa iban como siempre. Yo no hablaba a nadie, procuraba salir de la habitación cuando la casa estuviese vacía y así todos los días mientras me sumergía en ese juego consiguiendo olvidar todo. Esa es otra cosa que me pasa, si no estoy distraída haciendo cosas como jugar a un videojuego, escuchar musica mientras leo o viendo una película, es decir, cosas en las que te tengas que concentrar mucho tiendo a pensar, a recordar el estar en las escaleras de incendios escuchando sus risas después de pegarme, las charlas, los gritos... Es un pensamiento que apenas puedo evitar y termina haciéndome llorar. Por eso andaba todo el día en el LoL o viendo vídeos. 
A los dos días antes de los exámenes me quitaron el ordenador por hablar por skype y hacer ruido. Realmente no hacía pero supongo que mi voz le molestaba a mi madre. Ya el día anterior hablando por skype con unos amigos del LoL había entrado, me había pegado en el brazo unas cuantas veces (que suena a poco o quizá sea una llorona, pero dolió) y me había dicho que no me quería volver a escuchar, cuando en casa solo estaba ella, sin hermana pequeña a la cual pudiese despertar ni nada. 
Ni me presenté a los examenes. No tenía ni ganas, los días anteriores me los había pasado sin ordenador en mi habitación en la cual tengo una cama, un "armario" y las comillas son mas que nada porque el armario no es mas que una estructura de palos que se utiliza para colgar la ropa pero mas que nada en viajes (mi antiguo y verdadero armario se rompió, o eso dicen, en una mudanza hace años), y un escritorio con una silla. No tenía nada mas que el móvil y no había estudiado nada. La razón no la sé ni yo. Pereza quizá, el hecho de que cada vez que lo intentaba volvía a recordar (necesitó tener musica o empiezo a recordar y por ende a llorar)...
Me habló el chico, por aquel entonces mi novio, diciéndome que por qué no le había respondido y que estaba preocupado por mí al no verme aquel día haciendo los exámenes. Tuve que leer ese mensaje tres veces y hasta lo borré. ¿Preocupado por mí? ¿Quién se iba a preocupar por mí? Me molesto tanto esa mentira que lo dejé. Realmente no creo que nadie, y menos él, se haya preocupado por mí. Opino que no fue más que una exageración para conquistarme aun más.
Actualmente repito curso, tres asignaturas, me da bastante igual, total si mi madre decía la verdad este año no hubiese ido a la facultad.
Sigo sin ordenador, el verano por ahora me lo he pasado en la playa, tengo un muy buen moreno y apenas piso casa. Estos días sí que he estado en casa porque me vino la regla, y me he vuelto loca y pregunté hoy si podía tener de vuelta el ordenador. La respuesta ha sido un no. Me he cortado el brazo de nuevo. De verdad que no puedo soportar un puto día más en una habitación a oscuras mirando la pantalla del móvil viendo animes. Voy a volverme loca. Ahora lloro todas las semanas a causa de los recuerdos cuando con el ordenador lo conseguía reprimir hasta meses y tiendo a pasarme hasta las cinco de la madrugada en la cama, pensando, sin poder dormir. 
Como punto final a esta larga entrada, y como ando escribiendo esto (evidentemente) por el móvil, he de decir que llevo meses comiendo. Creo que ahora ando en el humor ideal para empezar a ayunar de nuevo y volver por el camino de siempre, el de Ana. Realmente he engordado. Me siento una foca. ¿Y que mejor que el estar completamente deprimida para que se te quite el apetito? Yo lo veo. 
Ahora que he descubierto que el blogger del móvil no esta tan mal publicare más seguido.
Gracias por vuestros comentarios, de verdad, muchas gracias.
Os amo.

2 comentarios:

  1. WOW
    WOW
    WOW
    Ya va, espero que esto no te moleste, pero... ¡LA PUTA QUE LA PARIÓ! Creo que odio a tu madre, es una perra loca y desalmada. Dios mío, espero que consigas la fuerza de voluntad para buscarte un trabajito y largarte de ahí lo antes posible, en serio, no creo que nadie merezca eso. Qué hija de puta. Siento mucho que te pase algo tan feo, en serio... yo tú reúno algo de dinero y me largo apenas cumpla 18. u.u

    P.D: Quiero golpear a tu madre... con una silla...

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente, leyendo esto me doy cuenta de que lo que necesitas es alejarte de todo eso. Irte a vivir a cualquier otro lado. Alejada de toda esa vida familiar que lo único que hace es hundirte más y no dejarte avanzar. Todo esto te convierte poco a poco en una persona mucho más insegura, que piensa que nadie se preocupa ni se preocupará por ti. Piensas eso porque tu madre no se ha preocupado, pero hasta yo me preocupo por ti y eso que solo conozco lo que nos escribes. Ya te digo yo, y te aseguro, que si sigues en esa casa las cosas no van a cambiar. Deberías echarle el valor que no estas teniendo, dejar de ayunar, dejar de cortarte, dejar de hacer como si todo te importara nada. Es tu vida, empieza a cambiar ya, las cosas no mejoran si tú no mejoras. Haz algo por salvarte a ti misma. Vive tu propia vida. Yo y mucha gente más te animamos y te rogamos que hagas algo por ti. Mereces ser otra persona, renovarte. Lo que sea que necesites aquí estamos. La gente que te lee se preocupa por ti, recuérdalo.

    ResponderEliminar